Etiquetas

Imagen

La clave para desarrollar un estilo sencillo, a la vez que elegante, es adquirir aquellas prendas que considero básicas y decisivas, y hacer uso de las múltiples combinaciones que éstas te permiten.

Estas piezas clave en tu armario son las que te aseguran que jamás te encontrarás sin nada que ponerte.
Son las prendas de vestir en las que realmente merece la pena gastar el dinero que sea necesario, siempre ajustándote a tu presupuesto, por supuesto.

Además tienen la ventaja añadida de que reducen el tiempo a la hora de decidir qué ponerte o qué meter en la maletas cuando viajas….

1. Traje con estilo
El básico clásico de todas las temporadas. 

Toda mujer necesita un traje.
El negro es la mejor opción, también válidos otros colores como beige o verde oscuro o un color que te guste y que no sea muy llamativo para que no pase de moda rápidamente , además éstos son bastantes poco ponibles en mi opinión.

Consejo: El traje, sobre todo uno negro, marrón o de color neutro, debes comprarlo junto con una falda para el mismo traje, hay muchos trajes que llevan falda o pantalón, lo ideal es adquirir ambos de forma que te permita más opciones.
Saca partido a tu traje de chaqueta

  • Puedes usar el pantalon con camisa o camiseta de tirantes para un look elegante.

  • Puedes usar la falda con camisa o camiseta de tirantes para un look femenino.

  • Puedes combinar los pantalones con un suéter o una camiseta con tirantes.
  • O combinar la chaqueta con unos pantalones vaqueros durante el fin de semana.

  • Puedes ponerte la falda con una blusa para salir de noche a cenar.

2. El imprescindible vestido negro 

En tu armario es imprescindible tener colgado un “vestidito negro” (el diminutivo lo marcas tú, dependiendo de como te sientas más cómoda).

Consejo: Es mejor que compres un vestido de corte clásico, procurando que no sea excesivamente revelador, así siempre lo podrás vestir en cualquier ocasión.
Saca partido a tu vestido negro.

  • Lo puedes llevar con zapatos de tacón para salir de por la noche, si te recoges el pelo le darás un toque muy elegante.
  • También lo puedes combinar simplemente con una sandalia de tacón.
  • Puedes combinarlo con un chaqueta de punto y un zapato plano para utilizar por el día.

3. Vaqueros o Jeans. 

Es muy raro encontrar a una mujer mujer hoy en día que no tenga unos vaqueros en su armario.
La dificultad radica en escoger el pantalón vaquero más apropiado para tí entre la inmensa variedad disponible.

Consejo: Visita el máximo de tiendas posibles y pruébate los vaqueros que haga falta hasta que encuentres los que más te favorezcan. Es importante que sean algo elásticos de forma que se adapten a tu figura y sean más cómodos de llevar.

Para que te aporten una figura más esbelta y elegante procura que la tela sea más bien oscura. No tengas miedo al espejo, mírate bien desde todos los ángulos posibles. Siéntate  inclínate, muévete hasta que te hayas asegurado de que son cómodos.Por favor nada de rotos…

Por último, no te olvides de que la longitud del pantalón debe adaptarse a la altura del zapato que vayas a calzar.
Saca el máximo partido a tus vaqueros:

  • Lo puedes llevar con una chaqueta de traje y una camiseta para un look informal.
  • Lo puedes usar con unas deportivas y un jersey para un look sport y cómodo.
  • Lo puedes usar con unos tacones y un top de pedrería para salir por la noche.
  • Lo puedes combinar con una camisa para un look más formal.

4. Zapatos!

También es importante vestir un buen par de zapatos.

Un zapato clásico de medio tacón lo podrás usar en cualquier ocasión.

Una sandalia de tacón para combinar con vestidos de noche, vaqueros…

Y un zapato plano y cómodo que puedas usar con el traje de chaqueta o con un vaquero….

Consejo: A la hora de adquirir cualquier zapato procura que la piel y la suela sean suaves y cómodas. Las suelas deben tener suficiente tracción para evitar resbalarte y perder el equilibrio. Además busca unos zapatos que te sirvan en cualquier situación y que no desentonen ni con el traje ni con los vaqueros, que puedas usarlos en diferentes ocasiones.

Saca partido a tus zapatos:

Cuida de tus zapatos, no esperes a que se quite la tapa del tacón para ir al zapatero a arreglarlos, limpialos con productos adecuados, verás como te durán mucho más y como se hacen incluso más bonitos y cómodos con el uso.

5. Abrigo:

Dependiendo de la época del año, busca un buen abrigo de lana o de mezcla de lana en un color neutro y elegante. No olvides que aunque el último grito en tela puede ser muy mono; el color negro, o marrón o beige son opciones que podrás vestir siempre sin desentonar. Busca un corte que se adapte bien a tu figura, no escondas las líneas de tu cuerpo. Un abrigo elegante deberá mostrar tu figura femenina y abrigarte en los días de crudo invierno.

6. Otras prendas básicas y de calidad para tu fondo de armario:

Procura comprar también algún que otro artículo de calidad como una camisa sencilla de buena tela o un jersey de cachemir.

También debes tener unas camisetas de tirantes y normales, de buen algodón, que a menudo te servirá como un complemento resistente que añada un toque personal.

Consejo: No olvides leer el reverso de la etiqueta y seguir las instrucciones de lavado antes de comprar la prenda. Algunos tejidos requieren lavado en seco y eso quizá no te interese. Pero sigue buscando, aunque la mayoría de los trajes deben lavarse en seco, algunos ofrecen la posibilidad de ser lavados en casa. Ten siempre en cuenta tus limitaciones a la hora de comprar el traje.

8. Combina bien 

Una vez adquiridos estos artículos, estarás en condiciones de crear tu propio estilo con ellos; por ejemplo combinando un jersey bonito con unos vaqueros, o una camiseta informal con el traje. No dudes en derrochar dinero en aquellos artículos clásicos claves, puedes ahorrar después en otros artículos accesorios y de moda. Si no te puedes permitir el lujo de derrochar el dinero, busca un buen corte entre las prendas de oferta y a continuación llévalas al sastre para que te las ajuste a tu figura. Si quieres que tu ropa tenga aspecto de cara y elegante, es fundamental que se ajuste perfectamente a tu figura. Un traje barato dará la sensación de más caro si aparenta estar hecho a medida.

Añade a tu ropero aquellos accesorios que revelen tu estilo personal. Por ejemplo un bolso con el tamaño adecuado para llevar las cosas que habitualmente necesitas contigo; o una bufanda que acentúe tu estilo; unas botas o zapatillas de deporte para los pantalones vaqueros. Las posibilidades son infinitas. Una vez que tengas los elementos básicos, podrás fácilmente crear un armario a tu imagen y semejanza. Simplemente no olvides comprar aquellas prendas clásicas que te siente bien y con las que te sientas cómoda.

Lo peor que puedes hacer es querer estar siempre a la última moda. No es elegante ni necesario comprar lo último que sale al mercado. Preocúpate de comprar solamente aquellas prendas que favorezcan tu tipo, tu personalidad y que te hagan sentir bien y segura de tí misma.

Fíjate en algunas de las fotografías de Jackie O en los años 60, notarás como algunas veces la ropa de otro tiempo puede ser mucho más actual que algunas modas de hoy en día. Ella es una la prueba mas clara de cómo la ropa sencilla y discreta es esencial en tu armario por encima de cualquier otra consideración.