Etiquetas

Os muestro aquí, un método, el cual al principio emplee sin creer mucho en él, pero que me ha dejado con la boca abierta, verdaderamente parece magia, pero me ha funcionado, y de manera bastante rápida, ya contaré algunas de mis experiencias.

Si algo he aprendido en ésta vida, es que con fuerza, ganas, y los pensamientos y palabras correctos puedes conseguir lo que quieras en ésta vida.

Éste método pertenece a un psicoanalista argentino, llamado Jose Luis Parise, quién tras visitar varios lugares y descubrir varias culturas, descubrió una fórmula común en todas ellas.

 

Paso I: LA IDEA

Definir lo que queremos y poner eso en Palabras. La Cosa no se pone en acción si no se la nombra una y otra vez. Estas palabras tienen que salir de tu propia cosecha, no vale eso de buscar afirmaciones ya hechas.

“La Idea de la Cosa es una sombra, cuya Luz está en la Palabra”

Paso II: LA PALABRA

Gracias a Aprender a escuchar lo que se oculta en la palabra, sabremos a donde nos encontramos y si vamos en la dirección correcta. Los pensamientos se proyectan en la Palabra. Desconocemos los pensamientos que nos habitan hasta que los nombramos. Descubrir que la Palabra va en una dirección diferente a la de la Idea, es descubrir que nuestras fuerzas se han dividido dramáticamente: Con una parte nuestra tratamos de Crear algo, y nuestra mente está tratando de crear otra cosa.

“Sin la Palabra hay División y Caos, no Creación y Orden”

Si eso es así… ¿Por qué entonces, es tan difícil lograr que el Universo se ponga en marcha para lograr trabajo, marido, armonía familiar, bienestar físico o simplemente perder unos kilos de más?

Pensar que el Universo ignore nuestras expectativas, contradice tanto a todas las Enseñanzas Iniciáticas de la historia de la humanidad, como a las más avanzadas del mundo contemporáneo, tales como La Física Cuántica, que incluye conceptos como el “efecto observador”, que afirma que la realidad se altera según las expectativas Desde Donde la abordamos.

Entonces, para que no creamos que el desvío por el cual obtenemos algo diferente a lo que queremos, está en la “forma” en el “Cómo” damos la Instrucción con la que tratamos de Ordenar al Universo. Tenemos que escucharnos, para sabe hacia donde nos dirigimos.

Escuchar en “Qué” consiste en realidad lo que decimos, sin dejarnos atrapar por la Idea de lo que “queremos decir”.

“Voy a buscar trabajo”

¿Qué Instrucción le estoy dando al Universo?: la de “Ordenar” todos mis días para que no encuentre trabajo, sino para que, simplemente, me los pase buscándolo. Horas y horas yendo a los lugares en los que ya han ocupado el puesto que me interesa, en los que mi currículum no se adapta a lo que buscan, en los que ya fue encontrada la persona para la vacante que estaba disponible; y tantas tortuosas formas como sean necesarias para cumplir mi Orden, que el Universo entretejerá sin problemas… todo de acuerdo a Que he ordenado en realidad.

“Quiero encontrar un buen marido”

La única Forma en que puede cumplirse mi Orden… es trayéndome hombres que ya estén casados, es decir: que sean “maridos”; y para peor, según las instrucciones que Ordeno que sean “buenos maridos”, que por lo tanto jamás atenderían a otra mujer que no sea su esposa.

“Quiero Adelgazar”

Instrucción que Ordena a mi cuerpo y a todo mi Universo a engordar continuamente… requisito lógico, inevitable y obligatorio para “adelgazar”, que nada tiene que ver con “quiero estar flaco”. Así como “Quiero curarme” -que nada tiene que ver con Querer “estar sano”- garantiza organizar un Universo donde vivir enfermándose… único modo de “curarse”.

Paso III: LA FORMA

No se empieza por la Forma: comenzar por preguntar ¿Cómo lo hago? Es caer en la trampa.

Gracias a la escucha, más allá de la Idea, ya tengo claro a dónde voy. Sabré de entrada que no sabré como hacerlo, pero lo importante es dirigirse igualmente, ya que el Universo me mostrará la vía más compatible para llegar a lo que quiero. Yo le digo al Universo a donde voy, y el Universo me dirá por donde llegar a eso.

“Universo Invocado, es Universo Casualizado“

Suerte: Existe, y se pone del lado de quien aprende a “saltar” los obstáculos hacia lo que quiere.

Paso IV: LA COSA, PRIMERAS SEÑALES

Si no nos detenemos, la Cosa comenzará a hacerse visible. Hay que estar atentos a las señales y a cada cuestión que el mundo nos pone delante: cualquiera de ellas puede ser la que señale el Camino hacia lo que queremos encontrar.

“La misma Invocación que Casualiza el avance, Casualiza la detención”

Cuando algo se Inicia desde el mejor arranque posible se presentarán en forma recurrente y sistemática dos factores:

•Una Casualidad, más tarde o más temprano se detona, y se transforma en decisiva para alcanzar la Cosa que nos lleve al Resultado buscado (Factor Suerte)

•En los momentos clave, cuando surge la casualidad, conjuntamente a los avances surgirán obstáculos que intentarán equilibrar de inmediato el envión logrado (arranque bifásico)

El Arranque Bifásico no es evitable, ahí el Recorrido hacia el Resultado adquirirá nuevos impulsos.

Como a toda acción se le opone una reacción, hay algo que intentará anularlo para restablecer el equilibrio: “La esfinge”(obstáculo).Por eso, lo decisivo para que no nos frenemos ante “eso” es conocer su lógica. No es la cosa la que frena, sino que es la persona que se frena ante esa cosa.

Las armas con las cuales la esfinge tratará de frenarnos:

•Combate hacia afuera

•Espera

•Justificación

Paso V: EL COMBATE” 

Tres posibilidades:

•· La Cosa ha dado sus primeras Señales, y son armónicas con lo que quiero y Ordené

•· La Cosa ha dado sus primeras Señales, y no son armónicas con lo que quiero pues mi Orden estuvo desviada

•· No hay Señales de la Cosa

Tendremos que llevar a cabo todos los Combates internos en cualquiera de las tres posibilidades para seguir dirigiendonos a lo que dijimos querer alcanzar.

Paso VI: LA ENERGÍA

El hombre y todo lo que el hombre quiera mover, estará supeditado a encontrar las Fuerzas más sutiles Desde Dónde moverlo Lo Sutil dirige a lo Denso… lo Sutil está dirigido por los Dioses

Lo psíquico dirige a lo energético y lo energético determina a lo físico

La Energía es más Sutil que lo Físico, pero lo Psíquico es más Sutil que lo Energético: y lo más Sutil de lo más Sutil es la Palabra.

Desde lo interno, lo Psíquico y lo Sutil, podremos convocar todo lo que precisemos de lo externo ya que al haberlo ordeado desde lo más sutil (la Palabra), nuestra energía se encargará de encontrar lo compatible en lo físico en el modo más inesperado…

Paso VII: LA CASUALIDAD

La Magia producida nos traerá por vía de la Casualidad “Algo”, ya no sólo señales que nos acerque mucho más poderosamente hacia el Resultado que queremos. Si no es suficiente aún, el Universo también le enviará,  través de la Casualidad, el Sistema que se haga necesario para eso.

“Cuanto más elevado es lo que se propone alcanzar, más del Universo se le desoculta y más sistemas están a su disposición”

Paso VIII: LA NEGOCIACIÓN

Si ya no nos detenemos en lo interno, ahora tendremos que afrontar lo externo, y para eso será necesario Negociar con los demás….

Premisas Éticas que jamás deben ignorarse:

•· Jamás se trata de apuntar a cambiar al Otro

•· Pase lo que pase, se “gane” o se “pierda” la Negociación, seguir dirigiéndose al Resultado que se quiere… Eso es Innegociable

•· Nunca, jamás, mi Resultado depende del que tengo enfrente en la Negociación

•· Mentir es mal método

No negocio mi Idea, adapto la Imagen de la cosa que ofrezco a la cosa que el otro quiere de acuerdo a la Idea oculta que lo dirige.

“Tu Adonde es mi Por Donde”

Paso IX: CONCLUÍR

El Universo nos tomará un EXAMEN FINAL:

Todas las Esfinges( obstáculos, enemigos..) saldrán a nuestro paso nuevamente. Ahora la gran diferencia está en que el desafío es lograr no atenderlas ya que sabemos que son solo una proyección de nuestros miedos que ya hemos atravesado. Simplemente seguimos caminando y entonces las hemos vencido.

Paso X: LA MAGIA

Cuando El Viaje por fin llegó a Destino, el Paso X recién se inicia. Jamás debe suponerse la llegada a Destino como el capítulo final que concluye la Obra, sino como el primer capítulo de la Obra Siguiente.

Ahora es función de Quien llegó al nuevo lugar, custodiar la puerta y filtrar qué ingresa y qué no. Tres preguntas nos permitirán Custodiarla:

•¿Desde Dónde entramos?

•¿Qué vimos en el Viaje que deberíamos haber filtrado y no lo hemos hecho aún?

•¿Qué, desde la tierra anterior y durante todo el Viaje nos parecía normal, positivo y defendible en nosotros mismos… pero ahora, gracias a La Esfinge,Rival-Aliado o Maestro que cuando encarna “eso” logra complicarnos todo y así desocultamos que debemos filtrar para incrementar la Fuerza de Nuestra Magia?

Y ahora si damos lugar a un Paso fundamental… PASO XI:

Festejar el Logro! y agradecer al Universo.